Algo que muchas veces es útil es poder dividir un archivo de gran tamaño en partes más pequeñas. En Unix es una tarea extremadamente sencilla gracias a los comandos split y cat. Por ejemplo, suponiendo que se tiene un archivo de 3,2GB y se lo quiere dividir en partes de 512 MB:

split -b 512m archivo_grande.iso archivo_grande

El comando anterior creará 7 partes, 6 de 512MB y una con el resto y el nombre de cada una de ellas comenzará con archivo_grande. Ahora bien, para unir cada una de esas partes se necesita la ayuda del comando cat:

cat archivo_grande* > archivo_grande.iso

Lo que hace el comando anterior es concatenar todos las partes en un único archivo, obteniendo nuevamente el archivo original. Para que lo anterior funcione sólo las partes deberían empezar con ese nombre, de lo contrario habría que enumerar uno por uno los archivos.